Un nuevo reglamento establece el marco para la reducción irreversible de emisiones de los gases de efecto invernadero

El Reglamento (UE) 2021/1119 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de junio de 2021, publicado al DOUE, instaura el marco legal para conseguir la neutralidad climática. La aprobación es el paso siguiente al acuerdo político conseguido con el Parlamento Europeo el pasado 21 de abril y a la adopción por el Parlamento de su posición en primera lectura sobre la Ley Europea del Clima, el pasado 24 de junio.

Este marco legal constituye un objetivo vinculante para gobiernos, empresas e instituciones europeas: la reducción progresiva de los gases de efecto invernadero (GEI) hasta llegar a la neutralidad climática en la UE de aquí al 2050. El documento también fija unos objetivos intermedios en el camino hacia el 2050:

  • Reducir al 55% las emisiones de GEH para el año 2030, respeto las generadas al 1990.
  • La posibilidad de establecer un objetivo intermedio para 2040, a más tardar seis meses después de realizar el primer balance mundial conforme al Acuerdo de París.

Para hacer un seguimiento del grado de cumplimiento de los objetivos, se realizarán estudios y evaluaciones continuadas tanto de mitigación como de adaptación al cambio climático -a escala europea y en cada país miembro- y basándose en esto, se propondrán las estrategias, los cambios legislativos, etc., que ayuden a conseguir la neutralidad climática. Las instituciones europeas y los Estados miembro tendrán que adoptar las medidas necesarias para permitir la consecución en conjunto del objetivo del Net Zero, teniendo en consideración a la hora de fijar sus actuaciones tanto la eficiencia en términos de costes como la importancia de promover los valores de solidaridad y equidad entre los Estados miembro.

La nueva ley incluye también la creación de un consejo científico, que actuará como un órgano consultivo e independiente, para asesorar en la UE en sus políticas sobre cambio climático. Este órgano podrá presentar informes sobre las medidas adoptadas, los objetivos climáticos, o los presupuestos indicativos de GEI y su coherencia con la legislación europea sobre el clima, entre otros asuntos.

El Net Zero o neutralidad climática es el escenario donde hay un equilibrio entre las emisiones netas de gases de efecto invernadero y las que se eliminan (mediante su neutralización o absorción mediante alcantarillas naturales o soluciones tecnológicas de captación), o lo que es lo mismo, conseguir un balance cero de emisiones de carbono.
Este marco estratégico implica el lanzamiento de un mensaje rotundo para todos los gobiernos, organizaciones y empresas que operan en la Unión Europea: aquellos que no incluyan la lucha contra el cambio climático entre sus prioridades estratégicas, serán cada vez menos competitivos y tendrán más complicado acceder y operar en el mercado europeo.

Los expertos en gestión de carbono de Anthesis Lavola ayudan a nuestros clientes con el diagnóstico y con el establecimiento de unos Objetivos Basados en la Ciencia (SBT) para reducir sus emisiones de carbono como primer paso para la definición de una estrategia de transición Net Zero.