La entidad bancaria ha reducido sus emisiones en un 58% y ha compensado más de 120.000 toneladas de CO2eq

BBVA ha conseguido convertirse en una entidad neutra en carbono durante 2020. A través de las acciones realizadas durante este año ha superado los objetivos definidos en su Plan Global de Ecoeficiencia 2016-2020 respecto a 2019. Gracias a ellos, ha logrado avanzar en su compromiso de alinear su actividad con el Acuerdo de París.

La entidad bancaria ya consume un 65% de la energía proveniente de fuentes renovables y ha reducido los consumos de electricidad, agua y papel, así como las emisiones de CO2 que genera a través de sus actividades en un 58%.

Para las emisiones que no ha podido reducir, ha realizado su compensación mediante siete proyectos en los países donde opera la entidad: uno en Turquía (proyecto eólico Edincik), cuatro en México (proyectos de captación de metano en vertedero, de manejo y eliminación de gases de vertedero, Fresh Breeze de reforestación, y eólico), uno en Bolivia (proyecto hidroeléctrico Río Taquesi) y uno en Uruguay (proyecto eólico Peralta I). De esta forma ha compensado más de 120.000 toneladas de CO2eq.

La compensación de las emisiones ha permitido que BBVA obtenga la certificación Clean CO2 de neutralidad de la huella de carbono

El equipo de Gestión de CO2 ha sido el encargado de asesorar a BBVA en la compensación de las emisiones a través de Clean CO2. Esta es la herramienta de Anthesis Lavola para calcular la huella de carbono y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero generadas.

Gracias a esta compensación, BBVA ha obtenido la certificación Clean CO2 que garantiza la neutralidad de la huella de carbono de sus actividades y ha reforzado su compromiso en la lucha contra el cambio climático.