Campañas de sensibilización para hacer frente a la contaminación por microplásticos

Un estudio científico demuestra que la implementación de campañas de concienciación ciudadana permite reducir en más de un 50% los residuos asociados a los visitantes en las playas.

Recientemente se ha dado a conocer un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA-UAB) en el que se muestra como un 80% de los residuos que se acumulan en el Mediterráneo en verano provienen del turismo. La investigación, realizada en el marco del proyecto europeo BLUEISLANDS y publicada en la revista Scientific Reports, evidencia el gran impacto que tiene esta actividad económica y la necesidad de apostar por un modelo turístico más sostenible.

Tal y como se menciona en el artículo científico, y del que se hace eco la web Sostenible.cat, la cantidad de residuos presentes en la playa varía mucho según la época del año. Así, se multiplica por 5 el volumen de residuos durante la temporada alta en comparación con la temporada baja. Estos datos se constatan en las ocho islas del Mediterráneo donde se ha hecho el estudio: Mallorca, Sicilia (Italia), Rab (Croacia), Mikonos, Rodas, Creta (Grecia), Chipre y Malta. Si se extrapolan a todas las islas mediterráneas, se obtiene la impresionante cifra de 40 millones de artículos residuales acumulados al día entre julio y agosto en las playas.

La mayoría de los residuos que se encuentran son materiales hechos de plástico, como pajitas o tapones de botellas, con el consecuente riesgo de convertirse en microplásticos cuando se degradan. También hay una elevada presencia de colillas y latas de bebidas. Gracias a esta información queda claro el impacto que tiene el actual modelo de turismo en la generación de residuos en el Mediterráneo y el posterior daño que pueden causar cuando esta basura llega al medio marino.

Pero la investigación también demostró una información muy positiva: el impacto beneficioso de las campañas de sensibilización dirigidas a turistas y personas locales. En las playas donde se hicieron campañas con informadores se registró una reducción notable de residuos: entre el 21% y el 99% según la playa, con una disminución media superior al 50% si se comparan los datos de 2017 (antes de realizar las campañas) con las de 2019 (posteriores a las campañas).

Las campañas de sensibilización con personas informando sobre el terreno tienen una mayor efectividad

En la entrevista hecha al Dr. Michaël Grelaud, uno de los investigadores del estudio, para el blog de Educación de Anthesis Lavola, se ha destacado el papel de tener a personas informando e interactuando directamente con la ciudadanía y los turistas. De hecho, de las playas estudiadas, la que no contó con personas informando sobre el terreno ni con contenedores para la basura fue la única en la que se observó un aumento en la cantidad de residuos.

Estos datos refuerzan la efectividad de las Campañas de sensibilización como las que desarrollamos en Anthesis Lavola, que tienen por objetivo despertar conciencias y promover nuevos hábitos entre la ciudadanía. Ya sea para mejorar la limpieza de playas, reforzar la recogida selectiva en ciudades o para fomentar un consumo más responsable, las campañas de sensibilización y comunicación tienen un impacto destacado.

De hecho, en un artículo publicado hace poco ya explicábamos que se puede afirmar que la interacción directa con la población es clave para conseguir los objetivos marcados en las campañas de sensibilización, y se exponía que, en nuestra opinión, algunos de los motivos más destacados de esto son:

  • La empatía: la ciudadanía se muestra más receptiva a recibir información cuando ésta la transmite una persona como ella, un ciudadano más. La receptividad en muchos segmentos de población aumenta si no es un agente del orden público quien lo comunica.
  • Adaptación del discurso: cada persona tiene unos conocimientos y unas convicciones previas a la acción de sensibilización; detectarlos es clave para adaptar el discurso y generar un máximo impacto en el interlocutor.
  • La formación como clave del éxito: un buen informador debe tener diferentes aptitudes y conocimientos (técnicos y relacionales) para interpelar a la ciudadanía con éxito. Formamos a todos los equipos de informadores de Anthesis Lavola en habilidades comunicativas y en el episodio post-confinamiento será especialmente importante la formación en la mediación de conflictos.
  • Sensibilizar versus informar: la acción informativa transmite un mensaje de manera unidireccional. El emisor puede adaptar el canal, el lenguaje o el formato versus el receptor, pero no tiene en cuenta otras condiciones de la persona a la que nos dirigimos. Por el contrario, en las acciones de sensibilización la atención personalizada se convierte en determinante. El receptor y su contexto personal son el punto de partida del emisor para adaptar la actitud comunicativa y exponer el mensaje asegurando su comprensión.
  • Una sonrisa: la primera impresión que suscita el informador es muy importante; una buena presencia y una actitud positiva para romper el hielo del primer contacto con el ciudadano permiten la intervención del informador en un ambiente de confianza mutua.

El equipo de Campañas tiene una amplia experiencia en el diseño, la implementación y la gestión integral de las campañas, adaptándolas a los objetivos y al entorno de cada lugar, recopilando los datos que permiten cuantificar los resultados y elaborando los materiales comunicativos necesarios para hacer llegar los mensajes claves de forma eficiente al público objetivo. De esta forma asegura una correcta ejecución y evaluación para garantizar el máximo impacto sobre la ciudadanía.

Si estáis interesados en las campañas que realizamos o queréis más información al respecto, podéis poneros en contacto con Laura Toset, Responsable de Campañas.

COMPÁRTELO