Fertinagro Biotech, empresa especializada en fertilizantes tecnológicos y sostenibles, quiere mejorar la calidad de los productos agrícolas a través de recursos innovadores y ofrecer soluciones para combatir el cambio climático. Para hacerlo, ha obtenido financiación sostenible de BBVA por valor de 41 millones de euros.

La empresa busca, de este modo, minimizar su impacto ambiental con la inversión en biotecnología y el desarrollo de productos sostenibles que reduzcan las emisiones generadas y mejoren el rendimiento de los cultivos. Estas mejoran pretenden atenuar los efectos que el cambio climático puede causar en el sector agrícola.

La financiación firmada con BBVA está ligada a diferentes parámetros de sostenibilidad. Anthesis Lavola, como consultora en sostenibilidad y experta en financiación sostenible, ha asesorado a Fertinagro Biotech en esta operación, actuando como segunda opinión para evaluar su madurez en sostenibilidad. La valoración del grado de sostenibilidad se ha hecho utilizando el rating de Ecovadis, del que Anthesis Lavola es asesor técnico homologado, y a partir de ahí se ha establecido una hoja de ruta para continuar y consolidar el compromiso en sostenibilidad de Fertingro Biotech al que está vinculada la operación de financiación sostenible.

Los préstamos ligados a la sostenibilidad tienen como objetivo promover el desarrollo y preservar la integridad del producto financiado.

El equipo de Sostenibilidad Corporativa ha definido los diversos indicadores, entre los que se encuentra la construcción de una planta de bioproductos, la implementación de tecnologías innovadoras para el centro de biotecnología y la optimización de los servicios logísticos para hacerlos más eficientes y reducir las emisiones.

Estas financiaciones ligadas a la sostenibilidad, como la que ha conseguido Fertinagro Biotech, tienen como objetivo promover la actividad económica y el crecimiento de la organización desde un punto de vista ambiental y socialmente sostenible y preservar la integridad del producto financiado. Por ello, proporcionan estrictas pautas de control financiero a la vez que las bonificaciones aplicadas están ligadas al cumplimiento de unos objetivos anuales ambientales y sociales.