La edición 2020 del formulario CDP Climate Change se ha dado a conocer y de las 9.526 organizaciones que han respondido, 270 han sido clasificadas como líderes y se han incluido en la “A List”. Las 11 empresas españolas que consiguen entrar en esta lista son Cellnex Telecom, DIA, Endesa, Ferrovial, Siemens, Telefónica, AENA, Grupo Logista, Enagas, Naturgy y Red Eléctrica.

El incremento en el número de empresas que reportan información a CDP para dar transparencia a sus datos coincide con el quinto aniversario del Acuerdo de París, cuando los gobiernos deberán actualizar sus NDCs (Contribuciones Determinadas a nivel Nacional) y plantear nuevas estrategias para observar el progreso global efectuado.

Las empresas que han sido asesoradas por el equipo de Gestión del CO2 de Anthesis Lavola se encuentran entre las mejor valoradas de sus respectivos sectores. Cellnex Telecom se mantiene en la “A List” por segundo año consecutivo después de dedicar grandes esfuerzos con nuestro equipo en evaluar los riesgos y oportunidades según la metodología TCFD y elaborar un screening de todas las categorías del alcance 3 de cara a la su adhesión a la iniciativa SBT.

CaixaBank se mantiene al frente de las empresas españolas del sector financiero con una puntuación de A-, junto con BBVA, Bankia, Grupo Cooperativo Cajamar y Bankinter. Cabe destacar que un año más, CaixaBank ha compensado las emisiones de toda su huella de carbono con la marca Clean CO2.

Puig se ha estrenado a CDP con una buena valoración y se sitúa con un nivel B. Abertis y Retal han obtenido esta misma puntuación. Las 3 organizaciones forman parte de las 14 del sector “General” a nivel español que han conseguido una nota B.

Por otra parte, otros clientes de Anthesis Lavola también son líderes en este cuestionario, como Grupo Logista y Endesa que se encuentran dentro de la “A list” o Almirall, Grifols y Sacyr con una puntuación de A-.

El formulario CDP Climate Change permite a las organizaciones participantes informar sobre las acciones realizadas durante el año de referencia en materia de gestión de los riesgos y oportunidades del cambio climático, así como su gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero. Este ejercicio de transparencia muestra el compromiso de las empresas hacia una economía baja en carbono y se convierte en una fuente de información muy útil para inversores y otros grupos de interés. Las puntuaciones van desde la letra A (las mejor valoradas) hasta la letra F.

Entre la información que deben proporcionar las empresas para obtener la valoración, están los resultados del cálculo de la huella de carbono, el análisis de riesgos y oportunidades del cambio climático, quién es el responsable de la gestión de esta problemática, qué acciones llevan a cabo y son relevantes, y cuáles son sus objetivos.