El Gobierno español aprueba la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Este noviembre, el Consejo de Ministros del Gobierno español ha aprobado la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo (ELP 2050). Esta estrategia tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 90% en 2050 respecto a 1990, mientras que el 10% restante se absorberá a través de sumideros de carbono.

El documento, titulado “Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra en 2050” marca una ruta que permitirá un consumo final de energía totalmente renovable a mediados de siglo. A la vez, ofrece múltiples oportunidades para la creación de trabajo y el crecimiento económico y sirve de guía para orientar las inversiones y el despliegue tecnológico necesarios para los próximos años con tal de cumplir con los Acuerdo de París aprobados en 2016.

Esta estrategia se vincula con la transición ecológica, la justicia social y el reto demográfico, sin olvidar la perspectiva de género. Además, también tiene sinergias con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La diversidad de soluciones de Anthesis Lavola encaja con la transversalidad de la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo

La Estrategia es un paso más hacia la neutralidad de carbono, imprescindible si se quiere luchar contra la crisis climática, y cuenta con elementos transversales que afectan a diferentes ámbitos. Precisamente, desde Anthesis Lavola se trabaja para hacer frente a esta problemática ofreciendo diversas soluciones a las administraciones, empresas y organizaciones.

Las soluciones de Gestión de CO2, Cambio Climático y Energía tienen un papel relevante en la reducción y compensación de las emisiones, la adaptación y mitigación de los efectos derivados de la crisis climática, y la transformación hacia una sociedad basada en las energías renovables y la eficiencia energética.

También las soluciones de Residuos, Economía Circular y Ciudad y Territorio, con el fomento de la economía circular, la reducción de los residuos generados y el desarrollo de estrategias de movilidad sostenible y de capital natural, pueden aportar herramientas interesantes para conseguir la descarbonización.

Además, hay que tener claro que todos estos cambios que propone la Estrategia no tienen sentido si no llegan a la sociedad, ni si las administraciones, empresas y organizaciones no las incorporan en su núcleo. Por este motivo, la soluciones de Sostenibilidad Corporativa y de Educación tienen una función destacada para que la sociedad sea consciente del cambio y acepte la parte que le corresponde para llegar a la neutralidad de carbono.