El documento aporta las bases para que los ayuntamientos puedan elaborar planes de contingencia contra la COVID-19 y otras enfermedades

El Servicio de Salud Pública del Área de Cohesión Social, Ciudadanía y Bienestar de la Diputación de Barcelona ha trabajado con los ayuntamientos de la provincia una guía que sienta las bases para que puedan elaborar su propios planes de contingencia contra crisis sanitarias. El objetivo es que los municipios estén más preparados para futuras crisis como la vivida durante la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19.

El resultado de esta tarea es el documento “Bases per elaborar plans de contingència dels serveis municipals de salut pública per fer front a la COVID-19”, presentado el día 8 de octubre en una sesión con más de 130 asistentes de los diferentes municipios.

Este documento es fruto de la situación excepcional vivida, que ha demostrado la necesidad de respuestas globales y, a la vez, del trabajo y la gestión a escala local. También ha quedado patente la importancia de la prevención y la protección de la salud como pilares fundamentales para el bienestar y progreso de nuestra sociedad.

Los municipios han tenido que gestionar la crisis y han sido claves para velar por el mantenimiento y refuerzo de los servicios básicos hacia la ciudadanía. Por este motivo, se ha visto que es imprescindible mejorar la resiliencia de los servicios de salud pública de los ayuntamientos.

La elaboración del documento ha contado con el aprendizaje adquirido por los municipios durante esta situación excepcional

La Diputación de Barcelona ha contado con la experiencia de Anthesis Lavola para llevar a cabo todo este proceso de reflexión con los ayuntamientos, para redactar este documento y, a partir de aquí, mejorar el acompañamiento y apoyo que presta a los municipios. El proceso para llevar a cabo el documento ha aprovechado el aprendizaje adquirido por los municipios durante esta situación excepcional a través de diferentes acciones de participación y debate virtuales.

Estas acciones han estado formadas por una encuesta que respondieron 130 personas profesionales de la Salud Pública de la provincia, una veintena de entrevistas a ayuntamientos para conocer en detalle experiencias relevantes y 5 sesiones de trabajo, con una asistencia de entre 20 y 40 personas, que han permitido abordar diferentes temas como la prevención y seguridad en equipamientos e instalaciones o la gestión de emergencias, coordinación y disponibilidad de datos.

El equipo de Ciudad y Territorio ha sido el encargado de dinamizar las sesiones de trabajo y redactar la guía, gracias al conocimiento adquirido en proyectos que se centra en cuestiones de salud ligadas al entorno urbano.