El Parque Tecnológico de Barcelona Activa ubicado en Nou Barris, y que acoge unas cuarenta empresas tecnológicas, realiza un proyecto educativo con el objetivo de potenciar las vocaciones científicas y tecnológicas entre los estudiantes de 10 a 18 años de este distrito de la ciudad. El objetivo del programa es fomentar las vocaciones y dar a conocer las profesiones vinculadas a estos ámbitos para que los estudiantes las consideren una vía laboral al mismo nivel que otras, a la vez que les ayuda a mejorar su comprensión del mundo que nos rodea.

El programa, dirigido a la comunidad educativa del distrito de Nou Barris, también trabaja para dar visibilidad al papel de la mujer en el ámbito científico y tecnológico. De esta forma, ayuda a crear referentes entre el alumnado femenino que participa en el mismo y lucha para reducir la brecha entre hombres y mujeres existente en las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) en uno de los distritos donde esta es más acentuada.

La gestión del programa se ha renovado un año más y permitirá potenciar las profesiones científicas y tecnológicas entre el alumnado del distrito de Nou Barris

Anthesis Lavola gestiona el programa educativo desde 2018 y, este 2020, el equipo de Museos y centros de ciencia ha renovado la gestión del programa de vocaciones científicas y tecnológicas.

El programa consta de tres actividades: estancias en empresas del Parque Tecnológico que generan una experiencia en el contexto real de una persona experta en su día a día en la empresa y que termina con un concurso de elevator pitch; el diseño de proyectos tecnológicos para buscar soluciones medioambientales para el barrio; y la realización de un cortometraje para mostrar el papel de la mujer en la ciencia y generar un espacio de debate, reflexión y generación de referentes femeninos entre el alumnado. Cada una de estas actividades está formada por diferentes sesiones.

Además, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia causada por la Covid-19, se ha trabajado para garantizar el funcionamiento del programa educativo con acciones que se pueden realizar de forma digital en caso de que se vuelvan a imponer medidas de distanciamiento social o limitación de la movilidad.