Ferrer se ha convertido en la primera compañía farmacéutica de España en obtener un préstamo sostenible al estado para refinanciar deuda y emprender nuevas compras. Este financiamiento sindicado sostenible, liderado por BBVA y CaixaBank, suma 220 millones de euros y vincula el porcentaje del tipo de interés con indicadores sociales y medioambientales. Además, también han participado Banco Sabadell, Cajamar, Grupo Santander, Deutsche Bank, Liberbank, Targobank y Banca March.

Para obtener este financiamiento, Ferrer ha contado con Anthesis Lavola como consultora en sostenibilidad para la definición de los indicadores sostenibles que se tendrán en cuenta en el préstamo: la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, la formación de su trabajadores y la mejora de la gestión de los residuos que genera la compañía. El equipo de Sostenibilidad Corporativa ha sido el encargado de hacer el análisis de los diferentes indicadores y de establecer los objetivos de mejora anual a conseguir durante la vigencia del préstamo y garantizar que el préstamo sostenible se alinea con los Sustainability Linked Loan Principles. Ferrer también ha contado con el asesoramiento financiero de Alantra.

Los préstamos ligados a la sostenibilidad tienen como objetivo promover el desarrollo y preservar la integridad del producto financiado.

Los préstamos ligados a la sostenibilidad como el que ha conseguido Ferrer tienen como objetivo promover la actividad económica y el crecimiento de la organización desde un punto de vista ambiental y socialmente sostenible y preservar la integridad del producto financiado, al proporcionar estrictas pautas de control financiero a la vez que las bonificaciones aplicadas están ligadas al cumplimiento de unos objetivos ambientales y sociales anuales.

Estos productos financieros vinculados a indicadores ambientales y sociales son una línea de negocio que las entidades financieras quieren potenciar. Una tendencia que se ve confirmada por el crecimiento que ha experimentado el financiamiento sostenible en España durante el año 2019, cuando creció hasta 22.800 millones de euros y se espera que siga creciendo, teniendo en cuenta la apuesta de las administraciones europeas por el New Green Deal como una de las soluciones a la crisis causada por la Covid-19.