Materiales reciclados: Gestionando mercados que cambian globalmente durante la COVID-19

La pandemia causada por la COVID-19 ha interrumpido las cadenas de suministro en todo el mundo. Esto se puede ver claramente en todos los sectores donde se ha interrumpido el flujo de materiales desde el productor al consumidor y a las instalaciones de recogida de residuos, creando incertidumbre financiera y en los mercados. Las compañías que usan materiales reciclados en sus productos necesitarán encontrar nuevas formas de gestionar este panorama cambiante, adaptándose a las alteraciones actuales y previstas para el flujo de materiales reciclados.

La situación actual del reciclaje en el planeta

A nivel mundial, estamos viendo una oferta y una demanda de materiales reciclados desincronizada a medida que los países abren y cierran mercados e instalaciones de recogida y tratamiento de residuos según la progresión de la pandemia.

El Foro Económico Mundial afirma que, en las últimas cuatro décadas, los sistemas mundiales de producción se han reorganizado en lo que se conoce como «cadenas de valor globales». Es en este punto donde las materias primas y los bienes intermedios se mueven entre países varias veces en complejas líneas de montaje globales. La naturaleza internacional de muchas de estas cadenas de valor significa que ahora las empresas son vulnerables a los impactos en los mercados de flujo de materiales a medida que la pandemia avanza en todo el mundo. Incluso cuando empecemos a recuperarnos de la pandemia, se prevén consecuencias a largo plazo.

 

Puntos conflictivos de la cadena de suministro actual

Disminución en la producción de materiales

Como algunas actividades comerciales están restringidas y la economía se desacelera, el volumen de ciertos materiales disponibles para el tratamiento se reduce, causando una escasez de materiales reciclados. Debido a la reducción del 13,5% de la producción industrial en China en enero y febrero, comparado con el año anterior, ha habido una fuerte disminución de los bienes importados a Europa, causando interrupciones en la cadena de suministro.

Otros ejemplos incluyen:

  • La generación de residuos de madera ha disminuido drásticamente. Concretamente, en el Reino Unido ha caído entre un 85 y un 90% durante la pandemia.
  • Los plásticos provenientes del sector industrial casi han desaparecido en países con restricciones comerciales.
  • El papel usado ha disminuido con el cierre generalizado de oficinas. En el Reino Unido esto se ha visto compensado en parte por un aumento del uso de papel en los supermercados, pero aun así su generación se ha reducido en general.

Disminución de la movilidad entre las fronteras

Con las medidas proteccionistas implementadas por algunos países para frenar o prevenir la transmisión de COVID-19, se ha notado la escasez de materiales en países que dependen de las importaciones de material reciclado para satisfacer la demanda. Esta reducción en el comercio es particularmente evidente debido a que la pandemia ha afectado a centros económicos mundiales como Europa, China y Estados Unidos. Además, la disminución de producción está causando las siguientes contracciones en el flujo de materiales a nivel internacional:

  • En China, los descensos más significativos en los flujos de materiales (tanto de importación como de exportación) se pueden ver con los textiles y los componentes electrónicos.
  • La movilidad de algunos materiales, como el plástico, se ha mantenido debido a la capacidad de circular a través de las fronteras, lo que permite a los mercados adaptarse parcialmente a los cambios en la oferta y la demanda entre los países.

Demanda cambiante de materiales

La desaceleración y, en algunas áreas la parada completa, de la producción ha provocado una caída general en la demanda de materiales reciclados, con consecuencias a lo largo de todas las cadenas de valor globales. Por el contrario, para algunos materiales como el cartón, donde el material sigue siendo crítico para el embalaje, la demanda general se ha mantenido igual o incluso ha aumentado.

Los precios de algunos materiales están variando según los cambios en la oferta y la demanda de cada uno. Por ejemplo, el precio del cartón ha aumentado debido a una mayor demanda y una menor oferta. El aumento de la oferta doméstica de cartón no ha compensado la disminución de la oferta de cartón de las operaciones comerciales.

Capacidad reducida de recogida y tratamiento

A pesar del aumento de los suministros de materiales de los hogares durante los confinamientos, el sector del reciclaje global, en general, ha sufrido debido a que las industrias se han visto obligadas a frenar o incluso detener los negocios por las reducciones de personal y las normativas de distanciamiento social, factores que provocan una disminución en la recogida de materiales para reciclar.

Esto se ha intensificado aún más en algunos países por el cierre de los Centros de Reciclaje de Residuos Domésticos y los vertederos, lo que afecta la disponibilidad de materiales como la madera y el metal.

Cambios en la composición de los residuos

Muchos países en situación de confinamiento han visto un aumento en la recogida doméstica y local y una disminución en la comercial, alterando así la composición de los materiales reciclables disponibles para el reprocesamiento. Las restricciones en los centros de recogida y tratamiento de residuos y la priorización de ciertos flujos ha cambiado aún más la composición de los residuos recogidos para su tratamiento.

 

Efectos anticipados a largo plazo

A medida que las economías comienzan a reactivarse, anticipamos que los siguientes problemas con los materiales reciclados permanecerán:

  • Un déficit de suministro

A medida que se vuelvan a abrir los centros de producción, es probable que veamos suministros insuficientes de materiales reciclados. La Recycling Association, entre otros organismos de la industria, advirtió de la potencial gran escasez mundial de fibra (de cartón y papel usados) debido a la desaceleración de las operaciones comerciales y la reducción de la recogida doméstica.

Países europeos como España y Alemania, que están por delante del Reino Unido en la curva de la pandemia o que han experimentado una tasa de infección más baja, ahora buscan obtener materiales como el cartón del Reino Unido para satisfacer su demanda de materiales reciclados.

A largo plazo, ciertos mercados de materiales serán menos capaces de recuperarse rápidamente de estos impactos iniciales del mercado causados ​​por la pandemia. Un ejemplo de esto es el sector de la madera en el hemisferio norte, que depende del almacenamiento durante los meses de verano para satisfacer la demanda en los meses siguientes.

  • Volatilidad de precios

Para algunos mercados, se pronostica una volatilidad continua de los precios debido a la fluctuación de la oferta y la demanda. Por ejemplo, existen fuerzas de mercado complejas dentro del sector plástico con el mercado del petróleo que afectan a la producción y la demanda de plástico nuevo y reciclado de manera diferente.

  • Exportaciones reducidas

La continuación de las cadenas de suministro dependerá de las capacidades propias de los países para importar y exportar materiales, y la duración y el alcance de las medidas proteccionistas. Un ejemplo de esto es que, dado que el Reino Unido exporta el 70% del metal producido, la pandemia ha generado problemas logísticos con la exportación a países en etapas diferentes de la crisis sanitaria causada por la COVID-19.

  • Cadena de suministro

Si la pandemia conduce a un colapso económico y una recesión, es probable que los niveles de producción se desplomen, ejerciendo menos presión sobre el suministro de material reciclado en términos de volumen, pero creando reducciones en los precios.

Algunos mercados de materiales son más difíciles de predecir que otros. Por ejemplo, el mercado de plásticos experimenta fuerzas de mercado complejas que afectan a diferentes polímeros. Es probable que el precio del petróleo, que actualmente se encuentra en los niveles más bajos de los últimos 20 años, impulse la producción de plásticos nuevos baratos que pueden hacer que las resinas plásticas recicladas sean menos competitivas. Sin embargo, algunos plásticos como el PET, que generalmente se encuentran en los envases de alimentos y bebidas, están desconectados del precio del plástico nuevo.

Las caídas de precios, causadas por la disminución de la demanda, corren el riesgo de detener por completo las cadenas de suministro, especialmente porque el estancamiento prolongado de los mercados puede hacer que las empresas se vuelvan financieramente inviables y no puedan recuperarse. Este es el caso concreto de los mercados de materiales con falta de diversidad en su base de clientes. Un ejemplo es el aluminio, que ha experimentado una gran caída en la demanda ya que el mercado depende en gran medida de la industria automovilística.

  • Demanda cambiante

Se espera que la demanda de envases de plástico permanezca igual o incluso aumente debido a las mayores preocupaciones de higiene que mueven a los consumidores a adaptar sus hábitos de consumo. Sin embargo, la próxima legislación en el Reino Unido significará que es poco probable que esto persista a largo plazo.

 

Adaptándose a los mercados cambiantes

Mantener y mejorar las prácticas sostenibles puede ayudar a las organizaciones a ser resilientes ante futuras crisis de la cadena de suministro y posicionarse como líderes en sus campos a medida que avanza la pandemia.

Anthesis está excelentemente ubicada, con expertos en materiales y regulaciones para ayudar a las organizaciones a gestionar estos tiempos inciertos para dar forma a soluciones inteligentes que integren el rendimiento económico y el impacto en la sostenibilidad.


Notícia traducida y adaptada de la web de Anthesis.
COMPÁRTELO