El Programa de acuerdos voluntarios y el Registro de huella de carbono, Compensación y proyectos de absorción son dos programas impulsados ​​por la Oficina Catalana del Cambio Climático (OCCC) de la Generalitat de Cataluña y el Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno de España para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Ambos programas ofrecen herramientas, apoyo y reconocimiento a las organizaciones que de manera voluntaria quieren establecer un compromiso para reducir sus emisiones de GEI. Además, ponen a su disposición una calculadora específica para poder estimar las emisiones asociadas a la actividad de la organización y así poder elaborar el inventario de emisiones de GEI y definir un plan de reducción de emisiones.

Anthesis Lavola, a través de Gestión del CO2, ha validado un año más el formulario de actuación del Programa de acuerdos voluntarios que contiene el inventario de 2019 y el planteamiento de medidas a realizar durante el 2020. También, ha realizado el inventario para la Sección A – Huella de carbono no verificada del Registro de huella, Compensación y proyectos de absorción, que se encuentra en proceso de revisión por parte del Ministerio para la Transición Ecológica. Con ambas iniciativas Anthesis Lavola demuestra, un año más, su compromiso contra el cambio climático.

Reduciendo emisiones desde 2010

Desde la adhesión al Programa de acuerdos voluntarios, en 2010, se ha logrado disminuir la emisión de gases de efecto invernadero un 53%, pasando de 176,11 toneladas de CO2 equivalente al 2009 a 83,42 toneladas de CO2 equivalente al 2019. Y desde la adhesión a la Sección a del Registro huella de carbono, en 2015, se han reducido las emisiones un 46,74%.

Para seguir en esta línea, se ha planteado una nueva medida a realizar durante el año 2020 con el fin de seguir reduciendo las emisiones que se generan: la priorización del uso del coche eléctrico e híbridos con el resto de coches de la flota propia (coches gasolina y diesel), así como también la priorización, siempre que sea posible y viable, del uso de videoconferencias. La implantación de estas medidas permitirá reducir las emisiones derivadas del transporte propio de la organización y también del transporte externo de viajes comerciales.