Súper año para la naturaleza y la biodiversidad

El 3 de marzo es el Día Mundial de la Naturaleza, el día en que los impactos que causamos a la biodiversidad y los ecosistemas levantan la voz con más fuerza. Pero los daños que hacemos a los espacios naturales son diarios y se tienen que explicar continuamente. Por este motivo, el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas ha declarado que 2020 sea el Súper año para la naturaleza y la biodiversidad.

Actualmente se están perdiendo especies a un ritmo 1.000 veces superior a la tasa natural de extinciones. Inger Andersen, directora ejecutiva de este programa, considera que la pérdida de biodiversidad es una catástrofe que no nos podemos permitir. Y defiende que tenemos una oportunidad real de doblegar la curva para evitar esta disminución.

Toda la humanidad se beneficia diariamente de la biodiversidad existente en el planeta. Hemos mantenido relaciones con la vida salvaje desde nuestros inicios, como cualquier otra especie, para conseguir alimento, protección o confort. Por este motivo deben disminuir las extinciones de plantas, animales y otros seres vivos.

La propia Inge Andersen pone como ejemplo la actual pandemia de Covid-19 como un ejemplo de los daños que podemos sufrir si seguimos destruyendo los ecosistemas y traficando con especies. No podemos olvidar que el origen del brote surgió en un mercado de animales donde se vendían muchas especies animales, incluyendo murciélagos y pangolines. Esta última especie, por cierto, en peligro crítico de extinción.

Por este motivo, el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas defiende que las soluciones basadas en la naturaleza son la mejor forma de conseguir este objetivo, así como para alcanzar el bienestar humano, luchar contra el cambio climático y proteger el planeta. Se trata de soluciones que tienen en cuenta todos los aspectos de la sociedad sin olvidar el respeto y la protección del entorno natural.

En su página web muestra acciones que están realizando administraciones y entidades para llamar la atención sobre el hecho de que el futuro de la humanidad depende de las acciones que realizamos ya: desde la importancia del agua, al impacto de las enfermedades zoonóticas, pasando por la lucha contra al tráfico ilegal de especies o las normativas existentes para proteger las especies y los hábitats.

El planeta nos está dando distintos toques de atención y es hora de que empecemos a actuar. Solo entre todos se puede alcanzar un equilibrio adecuado entre el desarrollo humano y la conservación de la naturaleza y se tiene que trabajar para llegar a este punto y conseguir una sociedad sostenible para el medio ambiente.

COMPÁRTELO