Un año de la entrada en vigor de la Ley en materia de información no financiera y diversidad

Artículo de Laia Puig, Responsable de Proyectos. Responsabilidad Corporativa.

Un año de la entrada en vigor de la Ley en materia de información no financiera y diversidad: lecciones aprendidas y recomendaciones para afrontarlo con garantías

Después de un año de la entrada en vigor de la Ley en materia de información no financiera y diversidad, las empresas -más de 1.000 en España y más de 8.000 en Europa- ya se preparan para presentar el Estado de información no financiera (EINF) del ejercicio 2019.

La publicación y entrada en vigor de la Ley en los últimos días del 2018, ha llevado a que este primer año la elaboración del EINF haya supuesto una dedicación extra de esfuerzo y recursos con el tiempo como limitante. En este contexto, se han dado casuísticas diferentes atendiendo a los niveles de madurez y desempeño en materia no financiera de las empresas afectadas:

  • Empresas enfocadas al estricto cumplimiento de la Ley. Son empresas con poca tradición en reporting no financiero, las que perciben que la publicación del EINF además de haber supuesto un esfuerzo, no se ha visto que el ejercicio realizado haya sido útil.
  • Empresas sin trayectoria en la elaboración de informes de sostenibilidad pero con sensibilidad por los aspectos de sostenibilidad. Son empresas que han integrado, con mayor o menor medida, la sostenibilidad a su gestión pero que no lo habían informado nunca de manera amplia. Para ellas ha sido un reto por ser la primera vez pero también una oportunidad para disponer de un documento corporativo útil para la empresa.
  • Empresas con trayectoria en la elaboración de informes de sostenibilidad. El proceso les ha resultado un poco más ágil, dado que los sistemas y las responsabilidades ya estaban definidos, y la mayoría tenían conocimiento del marco Global Reporting Initiative (GRI). Sin embargo, ni se reportaba toda la información con el nivel de detalle que exige la Ley, ni se hacía con los mismos plazos ni responsabilidad que este año.

Las empresas han comenzado a percibir que lejos de ser una moda, la publicación de este tipo de información y la gestión y el establecimiento de objetivos y metas relativas a los aspectos sociales, ambientales y de gobernanza será clave en el desarrollo de su negocio. Del mismo modo, el futuro inmediato afectará a la información que los grupos de interés esperarán recibir de las organizaciones con las que se relacionan.

2019 ha sido el año de transición, 2020 será el año de la consolidación

La experiencia del primer año debe servir para afrontar con éxito el EINF correspondiente al ejercicio fiscal 2019. Hay que analizar el resultado del proceso y, sobre todo, como mejorarlo para hacerlo más eficiente. Algunas de las claves para mejorar son:

  • Corregir las deficiencias de información detectadas. Analizar y revisar críticamente el EINF 2018 para identificar la información a mejorar de cara al EINF 2019 para dar una respuesta que muestre de forma fiel la realidad de la empresa. A menudo se ha detectado falta de información en ámbitos relevantes (como por ejemplo la definición de políticas, implantación de controles en algunas áreas, determinación y cálculo de indicadores relevantes, etc.) y ajustar los procesos internos.
  • Mejorar los sistemas de información y sus controles internos. Asignar una persona que lidere el EINF con el apoyo e implicación de la Alta Dirección y de las personas clave que deberán facilitar la información y datos, las cuales se deben responsabilizarse durante el proceso de elaboración y de verificación externa . Es necesario definir exactamente la información y datos a reportar y crear un metodología interna para recopilar de manera ordenada y centralizada la información y datos. La metodología debe ser útil para próximas ediciones del EINF. Es especialmente importante guardar toda la documentación generada para demostrar la trazabilidad y veracidad de la información y datos y facilitar el proceso de verificación externa.
  • Anticipación y planificación. Iniciar el proceso de elaboración del EINF el cuarto trimestre del año anterior permite disponer de más margen de tiempo para la recogida de información, el análisis de los datos, la redacción del informe, las revisiones y la verificación externa. Es clave definir, así como cumplir, un cronograma de trabajo con los plazos establecidos para cada una de las fases y tareas.
  • Integración de la sostenibilidad en la gestión. Las empresas deben ver el EINF como un medio (una herramienta) y no una finalidad, ya que lo que no se mide no se puede gestionar y lo que no se gestiona no se puede cambiar. La Ley es una palanca de cambio para promover una actitud de mejora y la adopción de buenas prácticas a nivel ambiental, social, económico y ético, que contribuyan al mismo tiempo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Las empresas deben definir su hoja de ruta en sostenibilidad.

Obligatoriedad para las empresas de más de 250 personas en 2022

En 2022 la Ley también aplicará a las empresas con más de 250 personas en plantilla, un activo consolidado superior a 20 millones de euros y un importe neto de la cifra de negocio consolidada superior a 40 millones de euros.

Para la mayor parte de estas empresas, sobre todo para aquellas que no han elaborado nunca un informe de sostenibilidad, el EINF supondrá un reto importante que requiere de un proceso de adaptación y es recomendable que se preparen con antelación. Teniendo en cuenta que en 2022 deberán publicar el EINF correspondiente al ejercicio fiscal 2021, algunas de las tareas previas a realizar a más tardar en el año 2021 son:

  • Identificación de los temas relevantes (materiales) para la sostenibilidad de la empresa
  • Identificación de las personas clave relacionadas con las temáticas a reportar y elección de un responsable interno
  • Definición de los sistemas de recopilación de información y datos
  • Integración en la gestión de los aspectos de sostenibilidad

Algunas empresas ya han comenzado a preparar sus informes de manera voluntaria con el fin de llegar preparadas al reto del 2022.

Cómo te puede ayudar Anthesis Lavola?

Anthesis Lavola tiene más de 35 años de experiencia en la oferta de servicios para la sostenibilidad. Desde hace casi 20 años asesora a diferentes organizaciones, públicas y privadas, y de sectores de actividad muy diversos en la elaboración de sus informes de sostenibilidad. En esta trayectoria ha participado en la elaboración de aproximadamente 200 informes de sostenibilidad. Durante el 2019 ha participado en la elaboración de más de 10 Estados de información no financiera.

El acompañamiento es transversal y continuado para garantizar la excelencia comunicativa y los niveles técnicos de calidad necesarios para superar satisfactoriamente una auditoría de verificación externa: desde la recopilación, tratamiento y análisis de información y datos y redacción de los contenidos, con una metodología propia y contrastada alineada con los principales estándares de referencia en la materia (Global Reporting Initiative, Ley 11/2018, Pacto Mundial y Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas), hasta el diseño y producción de los informes. Disponemos de un equipo creativo propio formado por especialistas en diseño gráfico y publicidad con una amplia experiencia en comunicación de la sostenibilidad que aporta su valor añadido a los trabajos de consultoría, y que permite que las publicaciones sean analizadas desde un punto de vista comunicativo. Además del diseño y maquetación de los informes de sostenibilidad, ideamos elementos comunicativos relacionados buscando el formato que ofrezca el máximo impacto comunicativo, como por ejemplo: resúmenes infográficos, informes web, microcápsulas audiovisuales, pósters resumen, merchandising personalizado y sostenible, etc.

También diseñamos la hoja de ruta para la implementación de modelos más sostenibles que integren los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza en las estrategias corporativas, detectando las variables claves y definiendo los indicadores para su monitorización. Contamos con un equipo multidisciplinar formado por personal experto y con trayectoria en los ámbitos del cambio climático, la movilidad, los residuos, la energía, la comunicación, entre otros.

En Anthesis Lavola nuestro propósito corporativo es convertirnos en el activador de la sostenibilidad. Nuestro enfoque quiere transformar las ambiciones de la sostenibilidad organizacional, haciéndolas más simples, integradas y comerciales y, en última instancia, capacitando a nuestros clientes para conseguir un mundo más productivo y resiliente.

Si tienes interés, contacta con nosotros para ver cuál es la mejor solución para tu empresa.

COMPÁRTELO