El compromiso social y la responsabilidad ambiental forman parte del ADN del festival Cruïlla, que en la edición de este año tendrá lugar en Barcelona del 3 al 6 de julio. Desde sus inicios el festival ha ido incorporando continuamente buenas prácticas y estableciendo alianzas con diferentes actores del ámbito social y ambiental para sumar sinergias positivas que contribuyan a hacer un festival mejor para los asistentes, para Barcelona y para el planeta.

Ahora el festival amplía y consolida este compromiso iniciando la definición de una estrategia de sostenibilidad a medio plazo, pero que se traducirá en acciones concretas ya en esta próxima edición.

El Cruïlla quiere apostar por un concepto global de la sostenibilidad, que englobe tanto la prevención y la minimización de los impactos ambientales, como la consideración de los aspectos sociales y de relación con la comunidad local. Además, esta estrategia quiere incorporar también las potencialidades de la economía circular, no sólo con el cierre de los ciclos de materiales y de la energía, sino también trabajando en desmaterialización y la economía colaborativa.

Con todo ello, la estrategia del festival en materia de sostenibilidad se enmarcará en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, una iniciativa internacional en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. La Agenda 2030 se materializa en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (los ODS) con los que el Cruïlla alinea y contribuirá al logro de metas concretas desde su papel de evento cultural y altavoz social.

La novedad de la presente edición son los Cruïlla Talks, un espacio de reflexión y debate sobre los retos globales, que se suma a las colaboraciones con organizaciones referentes como Open Arms, Amnistía Internacional, Oxfam o Greenpeace. Pero el festival quiere ir más allá y estrechar su vínculo con colectivos vulnerables para garantizar su derecho de acceso a la cultura, y luchar contra la discriminación, las desigualdades y las agresiones por razón de género o de orientación sexual.

 

El Cruïlla apuesta por liderar la sostenibilidad en los festivales de música

En este camino, el festival cuenta con el apoyo y el asesoramiento especializado del equipo de sostenibilidad corporativa de Lavola, en el marco de nuestro servicio Towards Zero Impact, que ayuda a los eventos de todo tipo a minimizar su impacto ambiental ya generar un efecto social positivo.

Esta estrategia de sostenibilidad está prevista que se vaya desplegando desde esta misma edición y en los próximos tres años, en los que, con la ayuda de Lavola el Cruïlla quiere convertirse en referente en el ámbito de la sostenibilidad en los festivales de música y eventos culturales. En esta iniciativa también se cuenta con la colaboración de Gabeiras y Asociados, despacho ético especializado en derecho ambiental y economía social y sostenible en el ámbito cultural.

En el campo ambiental, el Cruïlla quiere ser un festival que trabaje para el residuo cero y para la progresiva eliminación de los plásticos.

Así, en la presente edición se añade la sustitución de las botellas de agua plásticas para botellas de vidrio reutilizables y la apuesta por los vasos biodegradables. La eliminación de las botellas plásticas de refrescos ya se había implantado en ediciones anterior.

Otras acciones ambientales pasarán por el fomento de una movilidad eficiente y un consumo energético bajo en emisiones para luchar contra la contaminación atmosférica y el cambio climático. También para seguir profundizando en el reaprovechamiento de materiales, el reciclaje de residuos y la prevención del desperdicio alimentario.

Por otra parte, el Cruïlla profundizará su vínculo con la comunidad local, tanto en el entorno directo del Foro como con la ciudad de Barcelona, ​​apostando también por los proveedores locales y el consumo de proximidad.

En estos retos, el equipo del Cruïlla y Lavola trabajan de la mano de los artistas, proveedores y colaboradores para impregnarlos de esta cultura de la sostenibilidad y sumarlos en estos objetivos compartidos.