La recogida en origen de la materia orgánica es la propuesta más destacada del nuevo Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca, aprobado el mes de mayo. La creación de este plan responde a la necesidad de una planificación que haga posible y fomente la prevención en la generación de residuos, la reutilización, el reciclaje y el aprovechamiento energético.

La recogida de la fracción orgánica supone un reto para Mallorca, puesto que implica su implantación en toda la isla en un proceso de dos años. Durante este período también se realizarán nuevas infraestructuras de compostaje para poder asumir la recogida de manera adecuada. Estas instalaciones se construirán cerca de los municipios.

La otra gran novedad del nuevo plan director es la unificación de los actuales dos planes de residuos no peligrosos: el de residuos sólidos urbanos y el de construcción, demolición, voluminosos y neumáticos fuera de uso.

Apoyo a la administración insular

Para la realización de este plan, el Consell Insular de Mallorca ha contado con el apoyo del equipo de Residuos. y Ciudad y Territorio. Entre las diferentes tareas que se han llevado a cabo está la elaboración de estudios y las diagnosis necesarias para hacer el plan, el asesoramiento al personal de la administración, la redacción del propio plan y la documentación complementaria y también la evaluación de impacto ambiental.

La ejecución de estas tareas han contado con el conocimiento, las herramientas, plantillas de documentos y procesos automatizados que tiene el equipo de trabajo, fruto de la experiencia obtenida en proyectos parecidos anteriores.

El Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca empezará a aplicarse este año y se alargará hasta 2030, después de haberse iniciado mediante un plan participativo en 2016.