El Pacto de Alcaldes para el Clima y la Energía adopta el objetivo de reducir las emisiones de CO2 superiores al 40% para el año 2030, respecto a 2005, y supone unir la mitigación y la adaptación del cambio climático en un mismo compromiso. De los más de 6.800 municipios que se han adherido, desde 2008, 2.500 son de España y, de ellos, 500 de Cataluña.

La vinculación municipal pone en evidencia el compromiso con la lucha contra el cambio climático e implica, para cada población, redactar su propio Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima (PAESC). Elaborar este plan supone detallar las acciones que se emprenderán de alcance local, así como su impacto.

Desde Lavola trabajamos con varios municipios para apoyarlos y asesorarlos en la conceptualización del PAESC y, al mismo tiempo, nos implicamos en los trabajos técnicos necesarios para hacer realidad el plan. En total, hemos asesorado a más de 100 municipios españoles, de tamaños diferentes, tanto de las comarcas de Barcelona, ​​Girona y Tarragona, como de las Islas Baleares y el Cabildo de Tenerife.

Al redactar el plan de acción, cada consistorio debe presentar un inventario de referencia de emisiones de gases de efecto invernadero, un análisis de las vulnerabilidades y riesgos que impactan sobre el cambio climático, un diagnóstico climático, un plan de acción centrado en la mitigación y reducción de emisiones y en la adaptación a los impactos del cambio climático, así como un plan de participación y comunicación.