Tona cuenta con la ciudadanía para la campaña sobre la recogida puerta a puerta

El Ayuntamiento de Tona (Barcelona) y la Mancomunitat La Plana inician una campaña de comunicación para incrementar la tasa de recogida de residuos en el municipio. Para conseguirlo cuentan, como pieza clave, con la participación de los ciudadanos, de manera que reconocen el trabajo que han hecho durante estos años y los animan a hacerlo aún mejor.

Tona implantó el sistema de recogida puerta a puerta hace 18 años. Gracias a esto, ha conseguido una tasa de recogida alrededor del 70 %, muy por encima de la media catalana, que se encuentra justo por debajo del 40 %. Para conseguir aumentar esta tasa, el pasado 15 de octubre arrancó una campaña de comunicación y sensibilización con el lema “Soc important” (Soy importante) con tal de conseguir un municipio más limpio y respetuoso con el medio ambiente.

Informadores en la calle y materiales comunicativos

La campaña cuenta con una acción de sensibilización, que dura 5 semanas, realizada por informadores en espacios públicos y zonas comerciales, a la vez que hacen visitas a domicilios. De esta forma hay una interacción directa y personal con la ciudadanía para informarlos y sensibilizarlos sobre la recogida puerta a puerta.

Lavola, gracias a la experiencia en la realización de campañas, lleva a cabo la coordinación y ha planteado las diferentes acciones y materiales que se han generado. Así, aparte de los informadores a pie de calle, se ha realizado un vídeo y se han diseñado carteles, báners para las redes sociales, un folleto informativo, un roll-up y un photocall. En el vídeo, los carteles y los báners aparecen vecinos de Tona, mostrando la participación de la ciudadanía y reconociendo su trabajo.

Además de mejorar la tasa de recogida, también se quiere conseguir un mejor uso del área de aportación de residuos, donde los vecinos de Tona pueden separar correctamente las fracciones cuando no se pueden sacar según el calendario establecido. En este sentido, las fracciones que se recogen son la reciclable (envases ligeros, papel y cartón), la orgánica (restos de comida) y el resto (todo lo que no es reaprovechable).

COMPÁRTELO