Todas las entidades declaradas de interés público tendrán que ser más transparentes a partir de ahora, según la nueva normativa de transparencia para fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública (Ordre JUS/152/2018), que entró en vigor el pasado 8 de octubre y que actualiza la Ley de Transparencia aprobada en 2014.

La nueva normativa no sustituye la mencionada Ley de 2014, sino que añade obligaciones en materia de transparencia. Por este motivo, muchas entidades tendrán que ser más transparentes y poner a disposición más información de la que se pedía hasta ahora. Por ejemplo, la mayoría pasan a estar obligadas a publicar su memoria de actividades y las que reciben fondos públicos tendrán que dar a conocer su balance social.

 

El cálculo del balance social

El balance social es el instrumento de comunicación de las entidades con las administraciones, las personas beneficiarias y las benefactoras, en que se exponen las actividades llevadas a cabo y su repercusión social con la finalidad de justificar el adecuado cumplimiento de las funciones de la entidad y de difundir la actividad.

En relación con el cálculo del balance social, una de las metodologías más consistentes y transparentes que existe actualmente es la del Valor Social Integrado (VSI). El VSI es una herramienta que permite la identificación, cuantificación y monetización del valor social generado por una organización para el conjunto de sus grupos de interés (o beneficiarios). Gracias a esta metodología, las entidades conocerán de forma clara, detallada y traducida en valores económicos cuál es el valor que genera en su entorno.

Lavola, como miembro de la agrupación GEAccounting, da asistencia a todas las organizaciones que quieran calcular su balance social, de manera que puedan conocer y comunicar cuál es el valor de sus acciones y cumplan todos los requerimientos que se pedirán a partir de ahora respecto al balance social.

 

Informes de gestión como instrumentos de transparencia

Pero las entidades declaradas de utilidad pública que reciban fondos públicos no son las únicas afectadas por la nueva normativa, puesto que las que no reciben subvenciones también tendrán que cumplir con algunos requisitos de transparencia. Entre estos hay la inclusión en su web de información relacionada con su misión, estructura directiva o resultados de sus actividades, entre otras.

Además, en caso de que tengan un tamaño grande o mediano, también tendrán que publicar la memoria anual de actividades. En este sentido, los informes de gestión o memorias de sostenibilidad se convierten en un elemento clave para dar cumplimiento a este requisito. En Lavola acompañamos a todo tipo de organizaciones en la redacción y diseño de sus memorias de sostenibilidad e informes de gestión: desde la obtención de los datos hasta la producción y difusión de los informes.