La medición del Valor Social Integrado, un nuevo modelo de contabilidad social

Artículo de Lucía Melendo, responsable de Proyectos de Sostenibilidad Corporativa

 

Los pasados días 5 y 6 de Julio tuvo lugar el curso “Medición del valor social para la Sostenibilidad”, en el marco de los cursos de verano que desde hace 7 años acoge la universidad del País Vasco (UPV/EHU) sobre esta temática en concreto. Su objetivo fue profundizar en el debate sobre la función social de las organizaciones y la medición del valor social que éstas generan, a través de la metodología “Valor Social Integrado (VSI)”.

El curso estuvo organizado por el grupo de investigación Ethics in Finance & Social Value (ECRI), equipo responsable del desarrollo de la metodología VSI. ECRI forma parte de la agrupación de interés económico sin ánimo de lucro GEAccounting, comunidad de especialistas formada por universidades, entidades sociales, empresas privadas y consultores, entre ellos Lavola, que trabajamos en red para la divulgación y aplicación del VSI.

Pero, ¿por qué medir el valor social de las organizaciones? Desde el punto de vista contable y financiero, es fácil conocer el desempeño económico de una organización analizando sus estados financieros, pero hay aspectos que generan valor para la mayor parte de los grupos de interés de una organización y que no quedan recogidos en estos balances, el valor social. La generación de este valor es lo que reclama una sociedad cada vez más comprometida y más crítica con aquellas empresas que mayoritariamente ponen el foco en su rendimiento económico sin tener en cuenta, muchas veces, un beneficio social común.

La metodología VSI permite identificar, cuantificar y monetizar el valor social generado por una organización para todos sus grupos de interés, y no sólo para los accionistas, perspectiva tradicional de medición del rendimiento empresarial. Se trata de un nuevo modelo de contabilidad social que integra aspectos económicos y no económicos, un nuevo lenguaje común que promueve nuevos modelos de negocio.

Se trata así de una herramienta que amplía el concepto de valor e incorpora los “beneficios no económicos” que generan las organizaciones. Es una metodología al servicio de aquellas organizaciones que apuesten por modelos empresariales sostenibles y conscientes, que incorporen en su propósito la generación de valor a su capital humano, a su entorno local o apuesten por el respeto al medio ambiente y quieran medir el impacto social que generan y avanzar de forma continua hacia su maximización.

Esta edición del curso, del mismo modo que en las anteriores, se propuso como un espacio para conocer los avances científicos de los investigadores que estudian el desarrollo de la metodología, para debatir y profundizar en los retos y oportunidades futuras de la misma y para compartir nuevas experiencias prácticas del cálculo del VSI en organizaciones de tipologías diferentes.

La apuesta de GEAccounting por la investigación aplicada es sin duda una de las claves de la rigurosidad y robustez de la metodología, permitiendo la consolidación y estandarización de la misma. Algunos de los temas que ocuparon las ponencias del curso, identificados en la aplicación práctica de la metodología, fueron la necesidad de profundizar en el cálculo del valor emocional que las organizaciones pueden generar sobre los grupos de interés o la gran ventaja que el cálculo del VSI supone a la hora de definir o revisar la estrategia de las organizaciones en clave de sostenibilidad.

En Lavola, como expertos en sostenibilidad y miembros de GEAccounting, invitamos a todas las organizaciones que quieran avanzar en la medición y monetización del valor social que generan a contactar con nosotros y consultar las publicaciones relacionadas con el cálculo del VSI: http://www.geaccounting.org/publicaciones/

Este artículo fue publicado originalmente en el Blog de Foretica.
COMPÁRTELO