El Museo Agbar inauguró el pasado mes de marzo, con motivo del día mundial del agua, un espacio tinkering, llamado La Factoría del Agua, que permite experimentar con diversos materiales, tecnologías y estructuras. El objetivo es que los usuarios, mediante el ensayo-error, puedan crear sus propios inventos o prototipos con materiales cotidianos, dándoles nuevos usos, para resolver retos relacionados con el agua. Es un espacio nuevo del museo que pretende ser un lugar de encuentro para hacer aflorar la creatividad y la imaginación a la vez que descubren el patrimonio del museo. Además, se trata de un espacio que se puede trasladar a varias zonas del museo, en función de las necesidades del momento.

El Museo Agbar, iniciativa de la Fundación Agbar, continúa apostando por las metodologías educativas e innovadoras en sus actividades.

La actividad está recomendada para un público familiar a partir de 7 años, aunque se contempla la participación de niños desde los 3 años, y está distribuida en tres fases: inspiración -introducción, donde se visita parte del museo y se explica la filosofía de la actividad; la exploración- creación, donde los participantes conocen los materiales, su uso, realizan sus planteamientos y los ejecutan; y reflexión, donde se comentan las dificultades encontradas, las soluciones adoptadas y se comparten conceptos clave.

Tinkering es una metodología educativa que se enmarca dentro del movimiento Do It Yourself (DIY) y maker, y tiene como finalidad ayudar a conocer nuestras habilidades en base a la dimensión científico-técnica, artística y personal. Gracias a este conocimiento, se desarrollan habilidades necesarias para el siglo XXI como son la resiliencia, la creatividad, el pensamiento crítico e independiente, la capacidad de comunicar y la conciencia global.

La metodología tinkering fue desarrollada en el Exploratorium de San Francisco, museo de ciencias de referencia en todo el mundo, en un intento de acercar las disciplinas STEAM de una manera más práctica. Desde sus inicios, numerosos museos científicos han incorporado actividades que incluyen esta metodología, como el espacio Creactivity, en CosmoCaixa. Este espacio de Fundación Bancaria “LaCaixa”, cuenta con el servicio de educación de Lavola y el asesoramiento del CRECIM (Centro de Investigación para la Educación Científica y Matemática).

Lavola forma los educadores del Museo en esta metodología, para que lleven a cabo su función de manera excelente. Esto se debe a que el rol del educador es muy diferente de otras actividades que realizan para que en este caso el educador de tinkering acompaña a los participantes y ayuda a encontrar las respuestas a los problemas y retos planteados.