Cuatro proyectos en África contra el cambio climático

Artículo de Nadège Trocellierresponsable de Cambio Climático.

El cambio climático es una realidad y uno de los mayores retos de nuestra era. Luchar contra él requiere una acción y cooperación inmediatas entre las autoridades locales, regionales y nacionales de todo el mundo. Por este motivo, Lavola ha empezado a colaborar con cuatro países africanos, con tal de mejorar su vulnerabilidad: Malawi, Zambia, Sierra Leona y Sudán.

En estos cuatro países se trabaja en la adaptación al cambio climático: un proceso de aprendizaje continuo, complejo y de largo plazo. Algunos de los desafíos de adaptación más importantes son los más difíciles de resolver porque implican procesos de empoderamiento o transformación impredecibles y a largo plazo de los sistemas sociales y ambientales.

El proyecto en Sudán trabaja la Evaluación Ambiental y Social Estratégica (SESA) de su REDD + (reducing emissions from deforestation and forest degradation, por sus siglas en inglés; un programa de las Naciones Unidas para países en desarrollo). En este caso, la SESA tiene un papel central en la preparación de la política sostenible a largo plazo y el diseño institucional necesario para reducir la deforestación y la degradación de los bosques. Tal estudio tiene que conducir al desarrollo de políticas, programas y acciones futuras al tiempo que garantiza resultados e impactos positivos para todas las partes interesadas.

En Sierra Leona, Lavola realiza una Evaluación de Impacto Ambiental, Social y de Salud (ESHIA por sus siglas en inglés) para la rehabilitación del suministro de agua de Freetown, la capital del país. Esta evaluación es un paso imprescindible para obtener la licencia para empezar las obras, acción necesaria para mejorar el suministro de agua en Sierra Leona.

Este país se caracteriza por un acceso limitado al agua potable, con el ejemplo de los grifos que se secan a menudo en Freetown. A pesar de los esfuerzos del gobierno y de numerosas organizaciones no gubernamentales, el acceso no ha mejorado mucho desde el final de la guerra civil en 2002.

Finalmente, los proyectos en Malawi y Zambia están implicados en el Premio Dreampipe II, un galardón que forma parte del programa de incentivo a la innovación «Ideas to Impact« del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID). El objetivo de este programa es resolver los desafíos del agua y el saneamiento, el cambio climático y el acceso a la energía. Concretamente, Lavola apoya el Desafío Dreampipe llevando a cabo la verificación del rendimiento final en dos empresas de agua que participan en la iniciativa.

En el caso de Dreampipe II, el premio busca incentivar soluciones innovadoras relacionadas con el agua no facturada (ANR) y a movilizar el financiamiento de fuentes no tradicionales para actividades de reducción de ANR. El ANR es la diferencia entre la cantidad de agua que ingresa al sistema de la empresa y la cantidad facturada a los clientes. Es decir, es la pérdida de agua a través de los procesos técnicos y comerciales. Se trata de un problema importante en el mundo en desarrollo, que se traduce en la pérdida de ingresos, el suministro intermitente de agua y la necesidad prematura de buscar fuentes de agua adicionales.

COMPÁRTELO