El papel clave de las personas en las campañas de sensibilización en las grandes ciudades

A lo largo del tiempo, las ciudades han ido cambiando y se han adaptado a las necesidades de cada momento. Cuando se produce, es importante transmitirlos a la ciudadanía, parte vital de toda ciudad, y la herramienta más adecuada para realizarlo son las campañas de sensibilización.

Poniendo como ejemplo cambios en el modelo de recogida de residuos o la implantación de una nueva fracción, se tiene que comunicar la nueva información que la ciudadanía tiene que conocer. Por este motivo hay que crear materiales físicos, como pueden ser carteles, folletos, imanes, cartas, para que los vecinos y vecinas de los municipios puedan conocer cuáles son los cambios que se realizarán.

Pero, para que esta información llegue realmente a las personas, ayuntamientos y entidades tienen claro que es necesario el factor humano. Las campañas de proximidad aprovechan este hecho con la tarea de educadores e informadores, que consiguen hacer llegar la información a la ciudadanía de manera directa y mucho más personal.

Así, no solo se comunica el contenido, sino que se consigue la sensibilización de las personas con las que se habla. Además, trabajar con educadores e informadores permite una comunicación muy versátil que ayuda a realizar acciones diferentes, adaptadas a las problemáticas y a los públicos a los que se quiere llegar.

Y no se puede dejar de lado la interacción que se genera con el ciudadano, que tiene la opción de dar su punto de vista. La comunicación bidireccional del trato en persona facilita que el ciudadano exponga incidencias, haga sugerencias y muestre sus demandas. Gracias a esto, se obtiene una información de calidad y muy valiosa para los ayuntamientos y las empresas de servicio de recogida y limpieza.

Es obvio que esta información tiene que ser filtrada y adaptada antes de ser enviada a los ayuntamientos y entidades interesadas, pero se trata de información muy potente, puesto que da pistas sobre cómo podría cambiar o mejorar el sistema de recogida, de limpieza o del servicio que se quiera modificar.

Esta reflexión se hizo patente durante el Foro Internacional de Gestión de Residuos Municipales – WASTEINPROGRESS, celebrado los días 21, 22 y 23 de febrero en la Fira de Girona.  El Ayuntamiento de Madrid y el Ayuntamiento de Barcelona compartieron una mesa redonda donde explicaron sus experiencias en relación a las campañas de sensibilización ciudadana que han realizado a lo largo de 2017, con la colaboración de Lavola.

Entre algunos de los aspectos que se comentaron, desde Madrid se explicó su experiencia con la prueba piloto de la implantación de la fracción orgánica, así como los resultados obtenidos; mientras que desde Barcelona se destacó la diversidad de acciones en función de las diferentes problemáticas tratadas.

La mesa redonda también generó debate con los asistentes, entre los que había responsables de limpieza y residuos de diferentes ciudades y municipios. En su transcurso, se remarcó la importancia de las campañas para generar vínculos con la ciudadanía, los beneficios de generar diversidad de acciones según públicos objetivos y se añadió la idea de la vinculación de beneficios económicos en las tasas municipales para aumentar los resultados de las campañas.

De esta manera, las experiencias mostradas por los ayuntamientos de las dos ciudades más importantes de España demuestran que, usando informadores y educadores, junto con materiales físicos, se consigue que las campañas de sensibilización tengan un éxito mayor.

Compártelo