‘Somos naturaleza’

Artículo de Pere Pous, director general.

La escuela de naturaleza para maestros que se celebró en San Andreu de La Vola, en junio de 1981, fue la primera de Cataluña. En ese momento, la iniciativa contaba con una actividad en la que los participantes dedicaban parte de su tiempo a hacer de edafólogos descubriendo la ciencia del suelo.

Poco después, esta actividad -el estudio del suelo, de la textura de los materiales y de los organismos que viven en él- pasó a formar parte de las actividades rutinarias que se hacían con los grupos de alumnos de la escuela de naturaleza. Entrar en contacto con la tierra, con el suelo, con el humus, nos acerca a la naturaleza, a lo que somos. De hecho, cuando se habla de que debemos tener una actitud respetuosa y humilde con el planeta, el concepto de humildad arranca etimológicamente de la palabra humus. Y es evidente que sin humus no podemos tener un suelo productivo. Y sin suelo productivo no tenemos alimentos.

El día 5 de junio de este año se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente con los lemas de ‘Somos Naturaleza’, ‘Conectamos con la naturaleza’. A través de este mensaje, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) quiere insistir en que todos y cada uno de nosotros formamos parte de la naturaleza y que nuestro éxito o nuestro fracaso como seres humanos están asociados, inevitablemente, a la naturaleza y a la calidad del sistema natural que nos sustenta.

Cuanto más humildes seamos y más cerca estemos del humus, del suelo y de la tierra, más capacidad tendremos para superar este conflicto que vivimos actualmente: consumir el capital en lugar de vivir de los intereses. El planeta tiene unos recursos finitos y no podemos ser ilusos, debemos consumir menos. Tal como indica el doctor Josep Peñuelas -Premio Margalef 2017-, «los 7.500 millones de personas que vivimos en la Tierra, estamos consumiendo 1,5 veces la Tierra, y con el consumo de los países más desarrollados, solo podríamos vivir 2.500 millones. Con una buena gestión, consumiendo menos carne, cuidando la degradación del suelo y el despilfarro de agua y aprovechando los avances tecnológicos para gestionar los recursos de manera eficiente, tal vez podríamos vivir 10.000 millones de personas».

Solo depende de nosotros, no nos queda otro camino que el de cambiar y ser más humildes. Y hacer lo que emana del sentido común: preservar el capital -la Tierra-, y vivir de los intereses -los recursos renovables-.

Los seres humanos necesitamos una naturaleza en buen estado. Somos naturaleza. Y por interés nuestro debemos conservarla. Tocar la tierra, acercarnos al humus -aparte de pasarlo bien y descubrir un nuevo mundo-, nos ayudará a ser más humildes.

Feliz Día Mundial del Medio Ambiente 2017.

COMPÁRTELO