En muchas ocasiones, el impacto generado por una organización no se queda sólo en el valor económico, directamente cuantificable, sino también en el valor social por sus grupos de interés, que habitualmente no queda representado en los balances anuales.

El valor que las organizaciones generan en la sociedad se conoce como Valor Social Integrado (VSI) y la metodología para cuantificarlo se basa, principalmente, en el diálogo con los grupos de interés.

Conocer el VSI permite dar una imagen fiel del valor social creado por la organización, reforzar el diálogo con los grupos de interés y aumentar el grado de legitimidad de la organización ante la sociedad. Pero además de ser una herramienta comunicativa muy importante, el Valor Social Integrado es un complemento estratégico necesario en planes de RSC y memorias de sostenibilidad.